Turismo y la reducción de la pobreza

Las cifras mediante las cuales el Banco Mundial revela la situación de las personas en situación de pobreza extrema en el mundo, a pesar de los esfuerzos para reducirla, son significativas. Mientras el turismo internacional y el interno de los países tienen un continuo crecimiento se considera que se podría contribuir para combatirla  y favorecer el desarrollo.

El turismo se ha constituido en uno de los principales fenómenos económicos a principios del siglo XXI, ya que con su continuo crecimiento está cada vez más presente en países con altos niveles de pobreza.

Debe destacarse que la Organización Mundial del Turismo –estadísticas mediante- ha señalado el papel creciente del turismo como un vehículo de desarrollo capaz de incrementar la participación de los países menos adelantados en la economía mundial.

Dicho ente de las Naciones Unidas ha informado que las llegadas de turistas internacionales en los cuarenta y ocho países menos adelantados (PMA) casi se triplicaron entre los años 2000 y 2010, año en que llegaron diecisiete millones y los ingresos por turismo internacional se multiplicaron por cuatro, pasando de 2.600 millones de dólares en el año 2000 a 10.000 millones de dólares en el 2010.

Como en nuestros comentarios lo hemos expresado, el turismo es una fuente destacada de divisas y de empleo y por ello se ha convertido en uno de los principales motores de progreso socioeconómico de muchos países del mundo y en una prioridad para el desarrollo de la mayoría de los PMA.

En un exhaustivo trabajo Alfredo Serrano Mancilla, en el Departamento de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, referido al impacto del turismo sobre la pobreza, llegó a la conclusión que “el turismo en sociedades con altos niveles de pobreza ha crecido significativamente en los últimos años. Este crecimiento podría ser un importante mecanismo de ayuda para paliar las condiciones de pobreza de la población de destino del turismo.”.

Añade ese trabajo que “ello conocimiento del impacto del turismo sobre la pobreza constituye un elemento relevante en el creciente debate respecto a la relación entre ambas variables” y afirma que “este nuevo enfoque debe ser considerado por los responsables del diseño de políticas turísticas para conseguir un turismo que reduzca la pobreza”.

Hay otros antecedentes sobre este tema, como el producido en 1998 por el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido al impulsar  el estudio de como el turismo puede contribuir a erradicar la pobreza.

También la OMT, en 2002, publico un manual de turismo y atenuación de la pobreza, en el que se analiza esta relación entre ambos fenómenos.

En general esos y otros trabajos han prestado su atención al establecimiento de los principios, estrategias y guías para llevar a cabo iniciativas turísticas que tengan un beneficio para los pobres.

Por su parte Romina Ordoñez y Martin Cicowiez, se refieren en un estudio del BID publicado en el blog de ese organismo,que investigaron si el aumento de la inversión privada en la infraestructura turística puede tener un impacto en el alivio de la pobreza en Jamaica, una economía que depende en gran medida del turismo.

También expresan que un estudio en Kenia, en 2017, determina que cuando una economía se caracteriza por sectores de baja calificación e intensivos en mano de obra, hay una alta probabilidad de que el desarrollo del turismo aumente los ingresos entre las poblaciones pobres.

Para la OMT y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo el turismo puede ser aprovechado como una de las actividades económicas más dinámicas de la actualidad, para abordar más directamente los problemas de la pobreza que existen en el mundo.

La OMT lleva adelante un proyecto enfocado a que el turismo sostenible es un instrumento para eliminar la pobreza, promoviendo la reduccion de la misma mediante la prestación de asistencia a proyectos de desarrollo sostenible.

Tiene muy en cuenta que la eliminación de la pobreza se vincula directamente con los Objetivos de Desarrollo de las Naciones Unidas para el Mileno (ODM), que incluyen la meta de reducir la pobreza extrema.

Todo un desafío, que se podrá ir efectivizando teniendo en cuenta el principio inicial determinado por la OMT, en el sentido que todos los aspectos y todos los tipos de turismo pueden deben preocuparse por la atenuación de la pobreza en el mundo.

Licenciada y Experto en turismo (*)

 

Andrea Isabel Marín (*)

  Julio Isidro Pérez

 

 

                                                                                        

 

 

 

 

Compartir en tus Redes Sociales: