Se presentó en Neuquén capital la octava edición del Salón de Alimentos y Vinos

Se presentó hoy la octava edición del Salón de Alimentos y Vinos, que se desarrollará el 10 y el 11 de noviembre, de 19 hasta la medianoche, en el Paseo de la Costa de la capital neuquina. Habrá más de 50 elaboradores neuquinos, ocho puestos gastronómicos y seis de las bodegas más importantes de la región.

Del acto de lanzamiento participó Facundo López Raggi, gerente general del Centro PyME-Adeneu; Julio Viola, de Bodega de Fin del Mundo; elaboradores de alimentos y representantes de las bodegas Schroeder y Patritti.

Viola comentó que el salón “es la oportunidad para mostrarnos hacia los consumidores del Alto Valle, que tiene un nivel de consumo que es reconocido en todo el país”. Este año el Salón de Vinos ofrecerá las últimas novedades de las bodegas Familia Schroeder, Del Desierto, Fin Del Mundo, Malma, Humberto Canale y Patritti.

Desde la organización, a cargo de Centro PyME-Adeneu, informaron que la entrada para el Salón de Alimentos es de 150 pesos, e incluye un cupón de compra de 100 pesos para alimentos. La entrada más el adicional para el Salón de Vinos es de 350 pesos, e incluye un cupón de compra de $100 para alimentos y una copa para degustación de vinos. Los menores de 12 años no pagan entrada.

Daniel Navas lleva adelante el emprendimiento “Rincón del chocolate” en Centenario y estará por quinto año consecutivo en el Salón de Alimentos y Vinos. “Nuestro crecimiento se lo debemos al público que nos conoce y año a año hay más gente que en el Salón de Alimentos nos va conociendo”, dijo.

El elaborador también destacó que “somos conscientes de que sin el apoyo del Centro PyME-Adeneu no hubiéramos podido crecer de la forma en la que lo hacemos. A través del Centro PyME-Adeneu también hemos podido llevar nuestro producto a diversos puntos de la provincia como la Fiesta del Chocolate en San Martín de los Andes”.

Uno de los productos y emprendimientos que hará su debut en el evento es “Peer”, sidra artesanal de pera. Marco Zec informó que “arrancamos entre tres amigos con esta idea porque la sidra en el mundo es una bebida que explota, y que son más secas de lo que estamos acostumbrados a beber acá”.

Siguiendo la tendencia que se experimenta en otras partes del mundo, como Nueva Zelanda, Australia, Europa y Estados Unidos, estos jóvenes emprendedores decidieron hacerse eco de “este boom de la sidra artesanal, que es un complemento de la cerveza artesanal, y que puede traccionar a la sidra como bebida cotidiana”.

 

Compartir en tus Redes Sociales: