Salud Bucal desde el nacimiento

La estrategia Primeros 1000 Días –Tu Salud, nuestro futuro incluye la Salud Bucal entre sus lineamientos. Desde el embarazo se busca garantizar la accesibilidad a los controles odontológicos para limitar el daño durante esta etapa. Mientras que la promoción de hábitos saludables es fundamental durante los primeros años de vida para lograr conducta de autocuidado para toda la vida.Graciela Perotti, referente del departamento de Salud Bucal de la cartera sanitaria explicó que “hay programas específicos para la atención de niños y niñas”, los que se agrupan por edades de 0 a 3 años y de 3 a 6 años; y otro integrado en Salud Escolar.

De 0 a 3 años se aconsejan las consultas odontológicas integradas al control pediátrico. “La primera consulta odontológica se debe realizar a los seis meses de edad”, indicó la odontopediatra y comentó que “es la oportunidad para dar las pautas de cuidado sobre Salud Bucal a la familia, lo que incluye la higiene diaria, con una gasa al principio, y luego una vez que aparezcan los dientes, con un cepillo dental pequeño; y la lactancia materna, que tiene entre sus beneficios el desarrollo armónico de los maxilares y menor riesgo de caries”.

Luego de los seis meses de vida, cuando se comienzan a incorporar otros alimentos complementarios a la leche materna, “hay que evitar la transmisión de microorganismos de la boca de la mamá, papá y cuidadores, con hábitos como probar la comida, limpiar el chupete o darle besos en la boca”, advirtió la profesional.

Desde el área de Salud Bucal, con los niños y niñas de 3 a 6 años, se trabaja en jardines de infantes y en los controles pediátricos anuales. En estas edades “se sostiene la educación para la salud, con la técnica de cepillado, pautas de dieta saludable y el fomento de los controles odontológicos en salud cada seis meses”, dijo Perotti y destacó que “es muy importante que el cepillado dental sea realizado por un adulto, principalmente el de la noche que es el más importante, hasta los 8 o 9 años, como así también evitar consumir golosinas, azúcares, jugos y gaseosas”.

Cuando comienzan a salir los primeros molares permanentes, a los 6 años, son necesarias algunas atenciones odontológicas puntuales. La referente de Salud Bucal explicó que “a estas piezas dentarias se les deben realizar los selladores de fosas y fisuras para prevenir la aparición de caries y comenzar las aplicaciones de fluoruros”. Son procedimientos simples que no ocasionan dolor y previenen problemas futuros.

Mientras que desde el Programa de Salud Escolar –que se desarrolla en todas las zonas sanitarias de la provincia– se trabaja en promoción y prevención con la comunidad escolar, priorizando la atención según grupo etario, escuela y dentición permanente.

“En la escuela tenemos otra oportunidad para fortalecer hábitos saludables, como el cepillado dental diario, una dieta saludable con frutas y verduras, el consumo de agua, la aplicación de fluoruros y los controles periódicos al odontólogo”, dijo Perotti y recordó que “es muy importante realizar consultas odontológicas preventivas cada seis meses, porque así la experiencia en el consultorio odontológico es agradable y no se asocia al dolor”.

Compartir en tus Redes Sociales: