Previsiones de EE: UU sobre el proceso político en Brasil

Nota de la Redacción. El proceso político abierto en Brasil tendrá una fuerte influencia sobre el resto de los países de la región, especialmente sus socios del Mercosur y los alineados como Chile y Perú. La Argentina es el principal socio comercial del gigante latinoamericano, quien –a su vez- es el principal socio estratégico de Estados Unidos. Steve Bannon fue el más importante estratega de la campaña de Donald Trump y asesor clave del Presidente de Estados Unidos. En ese rol entrevistó a Axel Kaiser, Director Ejecutivo de Fundación para el Progreso. «Cada vez más gente exigirá un populismo de derecha. Una vez que los millennials se sumen, va a ser la fuerza política más poderosa en el mundo», fue la respuesta de Kaiser. En esta primera nota, publicamos dicha entrevista realizada antes de la segunda vuelta electoral en Brasil donde se consolidó el triunfo de Jair Bolsonaro, que ya puesta en la edición de otros diarios latinoamericanos como El Mercurio de Chile.

Esto dice el Mercurio

“Bannon revela que se juntó con los hijos de Jair Bolsonaro -favorito para ganar las elecciones en Brasil de hoy- en Nueva York y les advirtió que tuvieran cuidado porque «lo iban a tratar de matar». Dice que Brasil es un país «al borde del abismo» y que candidato lo puede rescatar. «Hay una amenaza a la democracia por la anarquía en las calles».

Cualquiera sea la opinión que se tenga sobre él, no cabe duda de que Steve Bannon es uno de los personajes más influyentes y controvertidos de la política mundial en la actualidad. Con una trayectoria educacional que incluye Virginia Tech School, Georgetown y Harvard, Bannon llegó a desempeñar ocupaciones tan diversas como la de oficial de la marina norteamericana, banquero de inversiones en Goldman Sachs y productor de Hollywood. Sin embargo, sería su incursión en política lo que lo llevaría a la fama mundial.

Y es que fue Bannon quien, contra todos los pronósticos y para perplejidad del mundo entero, diseñaría la estrategia que puso a Donald Trump en la Presidencia de Estados Unidos. Luego de asumir, Trump lo nombraría Chief Strategist de la Casa Blanca y Senior Advise r del presidente, cargos que mantuvo hasta que diferencias con su jefe lo hicieron partir. Hoy, el también cofundador de Cambridge Analytica viaja por el mundo promoviendo lo que denomina «revolución populista», apoyando y asesorando a movimientos nacionalistas entre los que se encuentra el de Víktor Orbán en Hungría, el de Mateo Salvini en Italia, el Frente Nacional de Le Pen en Francia y, según muchos, el de Jair Bolsonaro en Brasil.

El efecto Bolsonaro

EM. – ¿Como ve la elección de Bolsonaro en Brasil, no lo percibe como una amenaza a la democracia según ha dicho, por ejemplo, The Economist?

SB. -Brasil es un país al borde del abismo y creo que Bolsonaro lo puede rescatar. Esto es lo que The Economist no menciona: hay una amenaza a la democracia por la anarquía en las calles, tienes 68 mil asesinatos al año y muchos más que no son reportados. Brasil se está moviendo hacia la anarquía y lo que Bolsonaro dice es que para salvar la democracia deben tener orden y legalidad. Creo que es un héroe. Cuando me junté con sus hijos en Nueva York, lo primero que les dije fue que debían tener cuidado porque lo iban a tratar de matar. Creo que podría llegar a cerca del 60% de los votos, al menos sobre el 55%, lo que cambiaría las reglas del juego.

EM – ¿Entonces, no teme que exista un auge de democracias iliberales en Occidente? Ese es el consenso.

SB. – Los globalistas aman las elecciones hasta que comienzan a perderlas y entonces son todas democracias iliberales. La verdad es que los triunfos han sido contundentes. Orbán sacó casi un 70% de los votos, Salvini y De Maio un 62%, Bolsonaro podría obtener 55% o más. Estas no son elecciones cerradas sino arrasadoras. La maquinaria de George Soros (empresario multimillonario y cercano al Partido Demócrata) y sus amigos en los medios dirán que todos estos son antidemocráticos, pero ellos están ganando por amplios márgenes y proponiendo a la gente políticas que se hacen cargo de los asuntos que les aquejan dentro de su Estado-nación.

EM. – ¿Tampoco ve una amenaza a la libertad de expresión y prensa?

SB. – Ha habido mucho activismo político en la prensa, especialmente en el caso de Hungría con los amigos de Soros, pero no creo que haya problemas con eso, defendemos la prensa libre porque creemos que es fundamental y me parece un gran problema que estas grandes compañías tecnológicas estén intentando suprimir la voz del lado conservador.

EM. -Respecto de tecnologías, usted ha hablado de nuevas tendencias de futuro que alimentarán el populismo más allá de los flujos migratorios y la situación económica de las masas

SB. – Creo que fuera de la reacción al globalismo, estamos enfrentando la convergencia de tendencias como el auge de la inteligencia artificial y la ingeniera robótica y genética, que nos está llevando a un punto de inflexión en los próximos 20 a 25 años en relación a lo que significa ser H omo sapiens. Necesitamos un populismo en que todos tengan voz sobre eso y no quedarnos con la mentalidad planificadora e ingenieril del partido de Davos, que toma estas decisiones en un cuarto de espaldas al resto, lo que significa que si no estás en el cuarto probablemente estás en el menú. Y esto no se trata de republicanos contra demócratas, pues lo que hemos tenido es una clase política permanente de globalistas de izquierda y de derecha. Trump es una reacción en contra de eso. Hemos permitido a las universidades convertirse en centros de marxismo cultural»

EM. – Finalmente, ¿cómo ve el rol las universidades en todo el contexto político que describe? Ha habido mucha discusión sobre este tema.

SB. – -Creo que la Escuela de Frankfurt y el marxismo cultural está profundamente inmerso en los programas de adoctrinamiento de las universidades. Hemos permitido a las universidades convertirse en centros de marxismo cultural totalmente opuestos a la base fundamental del

Occidente Judeo Cristiano y eso debe ser enfrentado, pero la prioridad ahora es ganar elecciones. La victoria engendra la victoria. Si ganas elecciones puedes implementar tus programas y en última instancia, tendrás que llegar a la raíz de este radicalismo y ese es el sistema educacional y universitario y la maquinaria de ONGs respaldada por Soros. Pero la marcha por las instituciones comenzó hace décadas, en los 60, cuando la izquierda entendió que tomarse la educación le iba a dar un enorme poder para cambiar la sociedad y estaba en lo correcto. Pero no habrá una varita mágica que lo corrija, tendrá que haber una confrontación muy larga.

Compartir en tus Redes Sociales: