Oro para Galan

Merecida medalla de oro otorgada por la Academia de Cine de España “…por su admirable trayectoria y su apoyo constante al cine español”. No es su primer premio y no será con seguridad el último. Me llaman mis amigos cinéfilos de España para contarme la novedad. Ya se lo comunicaron, todavía no se la entregaron, venite, como si eso fuera tan simple ¿no? ¿En qué mundo viven ustedes?, ¿En una nube de cine?¿Quién es DIEGO GALAN? (cuantos signos de preguntas juntos). Diego es un pope de la cinematografía mundial. Un referente del buen gusto, un sibarita, un amigo de sus amigos, un amigo de la Argentina, un intelectual de aquellos.

Intentare reseñar su biografía. Actor, periodista, autor, crítico cinematográfico, cortometrajista, documentalista, durante 13 años director del Festival Internacional de cine de San Sebastián y von vivant, ¿Qué tal?

Nació en Tánger, Marruecos, ciudad que conozco, pero no me la imagino en 1946, año también de mi nacimiento. Poco antes de cumplir los 20 años, llego a Madrid, para quedarse.

Se desempeñó como Asistente de dirección de Pedro Olea en TVE, guionista de TV y cine. Colaboró con Pascual Cervera (Cuatro desertores, 1969), con José Luis Madrid (El vampiro de la autopista, 1970), mientras filmaba cortometrajes y escribía para el diario “El País” de España, notas y criticas de cine. Actualmente en el periódico mencionado, tiene su columna “Cámara oculta”.

Como autor, tiene varios libros publicados: “18 españoles de posguerra”, “Venturas y desventuras de la prima Angélica”, “Diez palabras sobre Berlanga”, “15 mensajes a Fernando Rey y Pilar Miró, nadie me enseño a vivir”.

Tengo en mis manos “Jack Lemmon nunca cenó aquí” editado por Plaza James en el 2001, donde Galán, relata su experiencia y anécdotas del Festival de San Sebastián, durante trece años y un día.

Este libro está prologado nada más y nada menos que por Arturo Pérez Reverte, uno de sus entrañables amigos. Ya en el prólogo, se relata una anécdota, comentando cómo se gestó esta edición. Estaban tomando una copa Diego y Arturo, junto con el productor Antonio Cardenal (Alatriste, 2006) en el bar del Hotel María Cristina de San Sebastián, (que hotel mi amigo, gracias a la vida, que me ha dado tanto), cuando Diego le comenta su intención de dejar la dirección del Festival, ni cortos ni perezosos sus amigos, lo incitan a que se ponga a escribir memorias, hecho que por suerte, sucedió.

En ese prólogo, Arturo Pérez Reverte, cuenta que, ante la proposición, Galán lo miró detrás de sus gafas con esa sonrisa veterana y guasona suya…Tal como yo lo recuerdo.

La continuidad de ese trabajo, se plasmó luego en “50 años de rodaje”.

Fue jurado en los festivales de cine internacionales de Mannheim, Huesca, Berlín y Cannes.

Dirigió dos documentales muy exitosos: “Con la pata Quebrada” (2012) y “Manda huevos” (2016). Este último fue premiado como mejor documental con el premio “Platino”, hace solo unos días.

Lo conocí a Galán, en el Teatro Fundart (Av. Corrientes y Esmeralda, CABA) ya desaparecido, el viendo una función teatral de “En Boca cerrada”, dirección de Agustín Alezzo, producción de Espectáculos Gallo y yo siendo el Productor Ejecutivo.  Luego durante el Festival de San Sebastián, tres años consecutivos, lo he visto y agradecido la gestión de mi credencial y su fina bohonomía, mediante los buenos oficios de un amigo en común Francisco “Paco” Hoyos Griñón, distribuidor en Europa de cine arte, otro grande, del cual esperamos sus memorias.

En los primeros párrafos, señale que “intentaré reseñar su biografía”, bueno creo que lo he logrado…

¡¡¡Chapeau Diego!!! Y que ¡¡¡Viva el cine!!!

Hasta el próximo encuentro queridos amigos.

MARIO MARCHIOLI.

@memarchioli

 

Compartir en tus Redes Sociales: