No más violencia, no más cortes.

Luego de varios días, semanas, meses y hasta años, de ser testigos-digo «testigos» por la imposibilidad de actuar para solucionar el problema- tengo que llegar a creer que la anomia constante que vivimos, de la que no quiero ser parte, como tampoco una enorme mayoría silenciosa de nuestra sociedad, está gobernando nuestra provincia. Esta mañana, viendo el «plan de cortes» en las rutas y acceso a Neuquén terminé de confirmar que estamos casi vencidos.En diferentes redes sociales y medios online se nos informaba del «mapa de cortes» en la provincia. Una noticia que no genera alarma ni mueve los ciudadanos-casi resignados- ni al gobierno provincial, que parece haber decidido mirar para otro lado, aplaudirse en actos partidarios, y abandonar a los neuquinos a su suerte.No podemos desconocer la responsabilidad de los gremios y otros grupos que aprovechan para hacer negocios con planes sociales, extorsiones varias, adjudicación de viviendas, y encuentran en eso su financiamiento y razón de ser; pero esta responsabilidad es compartida con un tipo de administración que encuentra en el conflicto permanente la justificación al punteraje, al subsidio poco claro, a la conveniencia propia. Lo que no podemos dejar que suceda es que en esa sociedad no tan anónima se lleven puesta su obligación de brindar educación y salud, de asegurar el derecho de libre tránsito que tenemos los ciudadanos. Los diversos focos de conflicto que el gobierno se empeña en mantener, fueron cambiando de escenario, antes dialéctico ahora en la calle. Y cuando digo la calle me refiero a la vida cotidiana de cada uno de nosotros.

En el Concejo Deliberante presenté un proyecto de ordenanza para que las movilizaciones y piquetes estén regulados; no queremos el nivel de hostilidad, agresiones y malestar que se desparrama cada día en nuestras calles, rutas, puentes. No queremos violencia ni perder la libertad de circular. No queremos chicos sin clases, no queremos neuquinos sin atención médica, no queremos acostumbrarnos a esto.

Por último, vuelvo a pedir una señal, aunque sea, del partido gobernante para que comience a dar muestras de querer solucionar los conflictos o, irremediablemente, terminaremos pensando que son amigos, socios, y el resto de la población, solo espectadores estafados por el alto costo que debamos pagar por la entrada a su circo.

Francisco Sánchez

Concejal Cambiemos

Neuquén

Compartir en tus Redes Sociales: