Nieve bendita para San Martín de los Andes

Por Hugo Morales

San Martín de los Andes.- Para el entusiasmo de operadores y vecinos, hoy una intensa nevada cayó sobre los cerros y casco urbano de San Martín de los Andes, potenciando el entusiasmo de una población que espera en el manto de nieve una salida a sus expectativas económicas y de vida. Desde las 3 de la tarde y durante un par de horas copos blancos se derretían sobre el asfalto céntrico pero quedaban adheridos en las copas de los árboles en los cerros que rodean a la ciudad mientras que el Cerro Chapelco, la niña mimada de esta época, se cubría de un manto blanco esperanzador.

Esta nevada de junio preanuncia una temporada que amenaza con ser exitosa si se tiene en cuenta la proyección climática sobre la región y el nivel de reservas hoteleras. El  moderno y confortable Hotel Le Village es una prueba de ello y de la constancia  y sagacidad empresaria de su principal directivo, Gustavo Fernández Capiet, Presidente de la Asociación Hotelera local y vicepresidente de la Federación nacional. San Martín de los Andes necesita imperiosamente dar vuelta una página de zozobra que se vive desde el año pasado y que solo pudo ser reemplazado en parte por los anuncios y la concreción de obras públicas.

Precisamente el más importante es el funcionamiento de su aeropuerto que estará equipado y preparado para operar las 24 horas del día y recibir aviones de todo porte, con lo que se asegura un tráfico permanente de las líneas de cabotaje nacional pero también vuelos chárter de mercados tan consumidores como el brasileño y el colombiano. A esto se agregan los vuelos de corta distancia y a bajo costo que unirá aeropuertos regionales, fundamentalmente de la Patagonia, pero también del vecino Chile, por demás uno de las esperanzas del éxito de la temporada pese a que ese país tiene importantes centros de esquí.-

En consecuencia la nieve de este sábado, trajo alegría y optimismo a sus esforzados operadores pero también a la mano de obra de servicios, desde camareras hasta albañiles y cuanto oficial de arreglos e instalaciones ande suelto por ahí. El turismo, esa industria sin chimeneas, es el vivo reflejo de una economía que no se resigna a ser mono productor y a la estrategia de un gobierno provincial que busca, acertadamente, a diversificar la economía provincial.

 

Compartir en tus Redes Sociales: