Menos tiempo para vacunar a los niños contra el sarampión y la rubéola

El gobierno de la provincia del Neuquén, a través del ministerio de Salud, informa que ya se aplicaron 28.142 vacunas de campaña. El registro contiene las dosis aplicadas en toda la provincia hasta el 26 de octubre. Es necesario que madres, padres y tutores de niños de entre 13 meses y 4 años inclusive se acerquen a los lugares de vacunación.Cada lugar posee sus particularidades, las poblaciones varían, por eso más allá de los lineamientos generales, las estrategias fueron adecuadas a las distintas realidades. Desde que comenzó la campaña hasta el 26 de octubre, localidades como Mariano Moreno, Loncopué, El Huecú, Tricao Malal, Buta Ranquil, Barrancas, Las Ovejas y El Cholar alcanzaron la meta de vacunación; otras como Senillosa, San Patricio del Chañar, Las Lajas, Bajada del Agrio, Aluminé, Chos Malal, Andacollo, Villa La Angostura, Las Coloradas, Villa El Chocón y Piedra del Águila ya superaron el 80 por ciento de la población a vacunar, por lo que se encuentran cerca de la meta; mientras que en varias localidades aún quedan muchos niños por vacunar.

La ciudad de Neuquén se caracteriza por reunir al mayor conglomerado de niños en toda la provincia. De acuerdo a las estimaciones hay más de 18 mil niños y niñas de entre 13 meses a 4 años inclusive. Alcanzar el objetivo de la campaña es una tarea compleja: “en estas cuatro semanas de campaña, los equipos de salud han desarrollado diferentes acciones con el objetivo de facilitar el acceso a la vacuna”, comentó Aracelí Gitlein, referente del programa de Inmunizaciones de la cartera sanitaria provincial y detalló que se han hecho “visitas a establecimientos escolares, promoción en las calles, y horarios y lugares especiales de vacunación”.

Igualmente, sostiene Gitlein “lo que se espera es que los padres concurran a vacunar a sus hijos a cualquier efector, porque a pesar de la oferta que existe no hay suficiente demanda”.

Una campaña que se mueve

Las acciones de vacunación se están desarrollando en toda la provincia. Desde el Hospital Bouquet Roldán, por ejemplo, el equipo de vacunación junto a Salud Escolar, ya lograron vacunar a todos los niños que concurren a instituciones educativas en el área programa del mencionado hospital. Hay que destacar la labor del personal de salud que recorrió el barrio informado a la comunidad sobre la campaña y visitó establecimientos educativos para acercar la vacuna.

La vacunación en los jardines de infantes es una actividad especial, porque se sale del vacunatorio, pero también porque se logra crear un entorno amigable con los niños, los docentes y los padres. Con antifaz y alitas de mariposas, las vacunas llegaron a los establecimientos; la alegría de las vacunadoras hace cambiar el parecer de los niños sobre las vacunas, los miedos desaparecen y la valentía aflora; además, con cornetas, sonrisas y globos, el pinchazo duele menos y los chicos comprenden que las vacunas los protegen. Desde el programa de Inmunizaciones recordaron que las campañas de vacunación son estrategias que garantizan el acceso a las vacunas de manera gratuita, por lo que nadie debe abonar ningún cargo por recibir una dosis de vacuna triple viral adicional antes del 30 de noviembre del corriente año en el marco de la Campaña Nacional de Vacunación contra el sarampión y la rubéola.

 

Muchas veces las vacunas no generan los anticuerpos esperados, por eso son importantes estás campañas que son una oportunidad para fortalecer la protección de los niños, en este caso contra enfermedades muy contagiosas y peligrosas, que si bien fueron eliminadas en nuestro país, continúan vigentes en varios países del mundo, incluso en países limítrofes a la Argentina.

Vacunar a toda la población objetivo de la campaña es una meta que se consigue de manera colectiva, del mismo modo, los beneficios de esta acción alcanzan a toda la población argentina. Muchas veces se pierde de vista el significado de las acciones individuales, nadie piensa que al vacunar a su hijo no solo lo está protegiendo a él, sino que se está fortaleciendo un gran escudo de protección para todos, fundamentalmente a los más vulnerables.

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa producida por un virus, que afecta principalmente a niños menores de 5 años. Puede llegar a causar neumonía, convulsiones, ceguera, retraso mental, encefalitis e incluso la muerte. Se transmite muy fácilmente por contacto con las personas que están incubando o ya están cursando la enfermedad y la única forma de prevenirlo es mediante la vacunación.

Por su parte, la rubéola es una enfermedad viral que se transmite por aire. Si una mujer contrae rubéola durante el embarazo puede tener complicaciones graves. Nuevamente la única manera de prevenir la enfermedad es mediante un esquema completo de vacunación, ya que no existe tratamiento específico para revertir la enfermedad.

Por último, la vacuna de campaña también protege contra la Paperas, una enfermedad contagiosa de origen viral que se caracteriza por inflamación de las glándulas parótidas (glándulas salivales), y que, en casos graves, pueden afectar el sistema nervioso central, el páncreas, los testículos y ovarios, provocando orquitis (inflamación testicular), pancreatitis, encefalitis, entre otras.

Hasta el 30 de noviembre hay tiempo para vacunar a los niños de 13 meses a 4 años inclusive. La vacuna de campaña es una dosis adicional, gratuita y obligatoria de vacuna triple viral (SRP) y está disponible en todos los centros de salud y hospitales de la provincia.

 

 

Compartir en tus Redes Sociales: