La demanda interna de frutos secos genera oportunidades para el Alto Valle

Las alternativas y oportunidades comerciales para nueces y almendras fueron presentadas durante la Actualización en Frutos Secos, que se realizó días atrás en Cipolletti organizada por el Clúster de Frutos Secos de la Norpatagonia y el Centro PyME-Adeneu, organismo dependiente del ministerio de Producción e Industria.

El desfase de la balanza comercial y los buenos precios internos de los frutos secos convierten a este cultivo en una alternativa rentable para la región. Además, el sector cuenta en Neuquén con fuentes de financiamiento provinciales y nacionales.

Silvana Moschini, coordinadora de Programas Productivos del Centro PyME-Adeneu, indicó que “nuestro potencial crecimiento proviene de que tenemos una balanza comercial deficitaria en Argentina, el volumen de exportación es inferior a la importación, con lo cual el mercado interno necesita abastecimiento”. Esto se da particularmente en la almendra, ya que “somos importadores del 80 por ciento de la almendra que se consume en Argentina, en cambio el consumo de nueces se ve abastecido por el mercado interno, exportándose el remanente”, explicó.

A su vez, los precios del mercado interno son competitivos en cuanto a los externos. “En el mercado internacional el kilo de nueces, que se comercializa con cáscara, ronda los 2,7 dólares, y el kilo de almendra pelada está entre 6 y 7,60 dólares, dependiendo de la variedad. La nuez en la zona cotiza entre 75 y 90 pesos el kilo, depende la calidad, y la almendra pelada por kilo entre 290 y 320 pesos”, informó Moschini.

En la actualización participaron técnicos, productores y estudiantes que vislumbran a los frutos secos como una alternativa. “En el caso de los productores del valle, participaron aquellos que están produciendo y también interesados en reconvertir de peras y manzanas a frutos secos”, comentó.

El Alto Valle de Río Negro y Neuquén posee cultivo de nueces, almendras y avellanas. “Estamos apuntando a nogales de variedad chandler y franquette, con sus respectivos polinizadores, y en almendra estamos apuntando a variedades que son extratardías de origen español, es decir florece como un peral, y son mardía, marinada, tarraco, penta, variedades nuevas y autopolinizantes”, dijo.

En particular, Neuquén posee 71 hectáreas de almendra y 320 hectáreas de nueces, números que la ubican muy por detrás de San Juan, La Rioja y Mendoza.

Desde mayo, el gobierno de la provincia del Neuquén, a través del Centro PyME-Adeneu, lanzó una línea crediticia de hasta 500.000 pesos y que contempla hasta el 70 por ciento de la inversión, destinado a productores que quieran implantar frutos secos o aplicar mejoras tecnológicas en cultivos ya existentes.

Hace una década la provincia otorgó importantes créditos que permitieron el desarrollo de un importante porcentaje de la producción de frutos secos que hoy se conoce. Las inversiones estuvieron acompañadas de asesoramiento técnico y capacitación por parte del Centro PyME-Adeneu.

Para el sector también califican líneas de financiamiento como “Mi Primer Crédito PyME”, del Banco Nación, y alternativas que ofrece el Banco BICE y el Consejo Federal de Inversiones (CFI), a través de la secretaría del COPADE.

Del 29 de julio al 4 de agosto se llevarán adelante acciones de promoción de los frutos secos y aceite de oliva de Neuquén, en el marco del ciclo “Experiencias de Sabores”. Habrá clases de cocina, promoción urbana y venta directa de productos en Neuquén capital a cargo de cuatro productores de aceite de oliva y 8 productores de frutos secos.

Para Moschini “el consumo de frutos secos es saludable y una alternativa como snack para todos los días. Apuntamos a promocionarlos porque no toda la gente sabe que en la provincia producimos frutos secos y aceite de oliva”. Sostuvo que el objetivo es “promocionar y demostrar la calidad de nuestros productos”.

En la Argentina el consumo es bajo: según datos del Indec se consumen 386 gramos de nueces por año, 138 gramos de almendras y 12 gramos de avellanas. Sin embargo, “la tendencia es en alza a nivel mundial por la alimentación saludable”, advirtió Moschini. El ciclo es organizado por el Centro PyME-Adeneu, organismo dependiente del ministerio de Producción e Industria, con el financiamiento de CFI a través de la secretaría del COPADE.

Compartir en tus Redes Sociales: