Información y recomendaciones en relación al Hantavirus

El gobierno de la provincia del Neuquén, a través del ministerio de Salud, informa que desde el 1° de enero de 2018 se han confirmado tres casos por laboratorio de Hantavirus en la provincia del Neuquén. Se trata de una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta. Desde la dirección de Epidemiología de la cartera sanitaria provincial indicaron que hasta el 18 de septiembre de 2018 se notificaron en la provincia cuatro casos con sospecha de Hantavirus, siendo confirmados por laboratorio solo tres. Los casos confirmados fueron diagnosticados en los meses de marzo (uno), agosto (uno) y el último durante el corriente mes.Uno de los pacientes confirmados falleció por el Síndrome Pulmonar Agudo Grave, otro tuvo una evolución favorable y ya se encuentra en su domicilio, y el último paciente notificado se encuentra internado en el Hospital Castro Rendón, en la Unidad de Terapia Intensiva, en asistencia respiratoria mecánica en periodo de destete, hemodinamicamente estable.

Los tres casos confirmados son provenientes de la localidad de San Martín de los Andes; y todos realizaban tareas rurales en su localidad.

La enfermedad

Desde fines de 1996 a la actualidad la provincia se considera zona endémica de Hantavirus con una distribución de la zona de riesgo que abarca precordillera y cordillera.

El tipo de virus hanta identificado como autóctono es el virus Andes y su principal reservorio es el ratón Oligoryzomys longicaudatum, popularmente conocido como ratón colilargo. El virus se encuentra en la orina, la saliva y la excreta de este roedor.

Un factor importante en la transmisión de Hantavirus a humanos, es la abundancia del roedor reservorio. El ratón colilargo es un roedor granívoro cuya abundancia poblacional estaría regulada fuertemente por la disponibilidad de alimento.

Esto explicaría la característica irruptiva que presenta ante los incrementos abruptos de alimento (por ejemplo, durante el florecimiento y semillazón de la caña colihue), produciendo las “ratadas” o explosiones demográficas.

Se transmite a los seres humanos por:

. Inhalación, es la vía más frecuente, al respirar el aire contaminado por el virus que eliminó el roedor, en lugares abiertos o cerrados (huertas, pastizales, galpones, etc).

. Contacto directo al tocar roedores vivos, muertos, y sus heces u orina.

. Mordedura de un roedor.

Están más expuestos a este virus los pobladores rurales, cazadores, pescadores, personas que realizan tareas de desmalezamiento y acampantes.

Medidas de prevención

. Mantener la vivienda limpia para evitar la presencia de roedores (lavar los platos después del uso, limpiar mesadas y suelos).

. Colocar agua y alimentos a los animales domésticos lejos de la vivienda durante la noche.

. Almacenar la comida en lugares cerrados y mantener la basura en recipientes con tapa herméticos.

. Evitar que los roedores entren o hagan nidos en las casas (tapar orificios en puertas, paredes, ventanas y cañerías).

. Colocar huerta y leñeros lejos del hogar.

. Cortar pastos y malezas hasta un radio de 30 metros de la vivienda.

Compartir en tus Redes Sociales: