¿Existen las películas malditas? Una prueba de ello…

La primera vez que escuche la frase “La realidad    supera la ficción” fue de la boca del prolífico guionista Alberto Migre (1931-2006) fue en la década del 50 o 60, ¡¡qué antigüedad!! Es una frase que siempre tendrá vigencia, dado que nunca el género humano, perderá el sentido de la perplejidad, menos en los tiempos que corre. Esta frase fue parte de un discurso efectuado al ingresar como miembro de la Real Academia de la historia de España por Don Evaristo Fernández San Miguel y Valledor (1785-1862) quien supiera ser Ministro de Estado de guerra, de marina y Ultramar español y como muestra bien valga un botón…

Una película británica del año 1967, estrenada un año después, reeditara pasados 40 años, nos hace suponer que sí.

Se trata de “HEROSTRATUS”, dirigida por Don Levy e interpretada por Michael Gothard, la bella Gabriella Licudi, (Casino Royal, 1967) Antony Paul, Peter Stephens, Mona Chin y una actriz debutante: Helen Mirren.

¿Cuál fue el origen del título? Ya partimos mal y no precisamente de ahora, Heróstrato un sencillo pastor griego, en búsqueda de fama e inmortalidad 356 a. C, lo logro incendiando, destruyendo el Templo de Artemisa de Éfeso, dedicado a Diana. Cualquiera similitud de propósito llevado a cabo NO es simple coincidencia.

Se me ocurre que la Mirren, una de mis actrices preferidas, esta película no se la puede olvidar o soslayar de su subconsciente nunca más, por el solo hecho circunstancial de haber participado de ella. Se la ve sexy, histriónica, pantalla completa, resultando ser un respaldo arrasador.

La peli, catalogada como cine experimental, drama, fue producida por British Film Institute Film Fund experimental, BFI y BBC. Mucho más adelante, excelentemente restaurada y redistribuida en el mercado global por el BFI, clama de manera surrealista, intensa, a tal punto que Grabiella licudi, sufre una descompensación psíquica la cual tardo de resolver. La trama violenta contra todo sistema establecido plasmada en imágenes nihilistas. El mismo Levy la etiqueta como extraña. El personaje protagonizado por Michael Gothard, un poeta, al igual que el pastor en busca llamar la atención, se suicida arrojándose de una terraza de un rascacielos.

El director Don Levy un australiano, químico, estudioso de la física, docente de profesión, que supo transitar claustros de Cambridge y Harvard, filmo unos cortos y su único largo metraje es el que nos ocupa. Camino por Londres 7 años con el guion bajo el brazo, ante de filmar su primera toma. El cine inglés, profesaba en la década del 60 y principios de los 70, un notorio y llamativo tras fondo pesimista.

Pasa el tiempo, año 1987 Don Levy, escritor, atleta, músico de Jazz, docente, se siente frustrado, sumergido en la indiferencia de su entorno, es entonces que toma una equivocada y fatal decisión, se cuelga suicidándose.

Michael Gothard protagonista de “Herostratus”, no olvidara su influjo. La filmación interrumpida por falta de financiamiento, sin emolumentos, un tratamiento asfixiante, rayano en lo insano, fue el inicio de su carrera tanto en la TV como en el cine, donde actuó en una docena de films. Infeliz, deprimido, se suicida el 2 de diciembre de 1992 a sus 53 años.

Creer o reventar,”La realidad supera la ficción”.

Hasta cualquier momento amigos, les prometo que la próxima nota, será más mundana, con sabor, despertando inquietud, con colorido disfrute.

MARIO MARCHIOLI.

@memarchioli

 

 

Compartir en tus Redes Sociales:

Comments

Comentarios