Día Mundial del Riñón

El gobierno de la provincia del Neuquén, a través del ministerio de Salud, recuerda que la Enfermedad Renal Crónica (ERC) se puede prevenir y tratar. Se recomienda ser activo, comer saludable, controlar la presión arterial, no fumar y tomar líquido. Todos los segundos jueves de marzo se conmemora el Día Mundial del Riñón, este año 2019 se celebra el día 14 y el lema es Salud renal para todos, en todas partes.En la provincia se aborda la temática desde el programa de Enfermedades Crónicas No Transmisibles dependiente de la dirección general de Atención Primaria de la Salud. La misma trabaja en conjunto con el Programa Nacional de Abordaje Integral de Enfermedades Renales (PAIER) del INCUCAI. Sumando, además a la Comisión de Alimentación Saludable Provincial (CASP), en su rol de promover una alimentación saludable.

Romina Luján, referente de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, comentó que la ERC “es una enfermedad frecuente y cursa en forma silenciosa” y agregó “en la actualidad se cuenta con herramientas para detectar en forma precoz la enfermedad y evitar así la progresión a etapas más avanzadas, que pueden llegar al tratamiento de diálisis o hasta un trasplante”.

Por otra parte, la nefróloga del Hospital Castro Rendón, Sonia Mastropasqua, recordó quiénes pueden tener riesgo de contraer la enfermedad y dijo que son “las personas con diabetes, con hipertensión arterial, los que tienen antecedentes de enfermedad cardiovascular como infarto, angina de pecho, Accidente Cerebro Vascular – ACV, enfermedad arterial en los miembros inferiores, y los fumadores”.

“También pueden contraer la ERC las personas que consumen en forma crónica medicamentos que pueden afectar los riñones por ejemplo antiinflamatorios como ibuprofeno, diclofenac, antibióticos como gentamicina, y aquellos que consumen suplementos con proteínas o creatina, entre otros” dijo Mastropasqua. Otros factores son la exposición a metales pesados; antecedentes personales de enfermedad renal, monoreno, litiasis renal, hipertrofia de próstata, lupus eritematoso sistémico, o sangre en la orina.

La nefróloga recordó que “la detección inicial de la enfermedad renal se realiza con un análisis de sangre y orina para observar aumento de creatinina o alteraciones en la orina y ecografía renal”.

La Enfermedad Renal Crónica del riñón, también llamada insuficiencia renal crónica, describe la pérdida gradual de la función renal. Los riñones eliminan los desechos, regulan la presión arterial, eliminan el exceso de líquido por la orina, regulan la formación de glóbulos rojos, metabolizan los medicamentos y regulan el metabolismo de los huesos.

Los signos y síntomas de la enfermedad se desarrollan con el paso del tiempo y el daño renal suele avanzar lentamente. Puede presentar náuseas, vómitos, pérdida de apetito, fatiga y debilidad, problemas de sueño, cambios en la producción de orina, disminución de la agudeza mental, espasmos musculares y calambres, hinchazón de pies y el tobillo y presión arterial alta. Los signos y síntomas a menudo no son específicos, lo que significa que también pueden ser causados por otras enfermedades.

Algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de Enfermedad Renal Crónica son la diabetes, la presión arterial alta, enfermedades del corazón, el tabaquismo y la obesidad. La ERC no tiene cura, pero en general, el tratamiento consiste en medidas para ayudar a controlar los síntomas, reducir las complicaciones y retrasar la progresión de la enfermedad. ¿Qué hacer para cuidar los riñones?

La Comisión de Alimentación Saludable Provincial (CAPS), brindó las 8 Reglas de Oro para cuidar los riñones.

Mantenerse en forma y activo. Sumar al menos 30 minutos diarios de actividad física.

Mantener un control regular de los niveles de glucosa en sangre.

Monitorear la presión arterial por debajo de 140/90 mm Hg.

Comer saludablemente y mantener el peso bajo control.

Cocinar sin sal y no colocar el salero en la mesa. Reemplazarla por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos. Evitar alimentos con alto contenido en sodio (fiambres, embutidos, aderezos, productos de copetín, comidas rápidas, alimentos procesados, etc.).

Consumir por día tres frutas y dos porciones de verduras de todo tipo y color, preferentemente crudas.

Incorporar dos o más veces por semana pescados, otras carnes blancas dos veces por semana y carnes rojas hasta tres veces por semana. La porción diaria se representa como el tamaño de la palma de la mano.

Mantener una ingesta de líquidos saludables. Tomar, como mínimo dos litros de agua por día.

No fumar. Incluso pocos cigarrillos por día son muy dañinos.

No automedicarse.

Chequear la función renal si se tiene uno o más factores de alto riesgo.

Desde la CAPS, Eugenia Gavernet, recordó que “las personas con diabetes e hipertensión arterial deben mantener un buen control de la enfermedad y los factores de riesgo asociados”. En esta fecha se propone concientizar sobre la alta y creciente carga de la enfermedad renal en todo el mundo y la necesidad de estrategias para su prevención y tratamiento. El lema de este año Salud renal para todos, en todas partes, hace un llamado para promover la salud de la población garantizando un acceso universal, sostenible y equitativo. Se estima que 850 millones de personas en el mundo padecen enfermedad renal por diversas causas.

 

Compartir en tus Redes Sociales: