A donde se dirige el cine Argentino

Por Mario Marchioli.

Decima entrega.

A esta altura de la soirée, si hicieron bien los deberes y leyeron todas las entregas o partes anteriores, usted sabe de nuestro cine, lo mismo que yo, pero sigamos atiborrándonos de datos, que apuntalan todo lo anterior: Un comunicado fechado el día 22-7-15 del 30 Mar del Plata Film Fest, que se realiza en el mes de noviembre de cada año, nos informa que aún faltan 10 días para el cierre de inscripción de películas para participar del mismo y nos “apura” coloquialmente con una frase amigable: ¿Qué esperas para inscribir tu película?

Nuestro autóctono Festival Internacional, el más importante de Latinoamérica, clase “A “emparentado directamente con Cannes, Venecia, Moscú, Berlín, Tokio, San Sebastian, por nombrar algunos del circo tours glorioso de las muestras más interesantes de este mundo, se realiza en la ciudad balnearia más importante argenta, durante el mes de noviembre, este año entre los días 22 al 30 y nos adelanta, que en esta oportunidad, ya se ha batido el record de inscripciones, nada más y nada menos, 2112 films.

Para mí, que este número tan particular, capicúa, ¿se dio cuenta?, lo pusieron por el marketing, lo pusieron….Pero astutos, lo cuantificaron por su procedencia, por su origen, de la siguiente manera: De Europa 832 films, de Latinoamérica 798, de Norteamérica 318, de Asia, 126, de Oceanía 25 y de África 13 (yo ya sumé y la cuenta esta bien).

Pero eso no es nada, de Argentina ya hay inscriptas 311 pelis. Después que nadie diga nada que en este país nadie hace nada. Es que estamos todos filmando películas…

Mientras tanto, llegaron las vacaciones de invierno en todo el país, la feria judicial y el tiempo que nosotros tenemos previsto para descansar y entretenernos para superar el descanso y los pasajes de entretenimientos que acabamos de terminar. ¿Se en entendió algo?..Bueno continuemos. Para los más pequeños, Marvel, Pixar y Disney serán los principales proveedores, luego como siempre, estarán las pelis livianas o pochocleras tanto nacionales, mediante detectives delirantes, animales que hablan y las modelos de turno devenidas en fugases actrices, como producciones extranjeras del mismo corte, que no superaran el límite del fin de las vacaciones en cartel. La reproducción de comics y videos juegos, lideran los guiones filmados.

Todo esto apuntala a lo que está sucediendo con en cine a mediados de este año: Record de asistencia de público y taquilla, lo que es una consecuencia lógica. No me es grato de suministrar porcentajes y estadísticas, salvo a la propia industria, al espectador no le debiera interesar, pero cuando llega la comunicación de que en el primer semestre del año 2015, se vendieron 25 millones de tickets, la verdad, además de sorprender, alienta, no solamente a la industria, también fortalece la necesidad y el compromiso de no defraudar a tantos potenciales espectadores.

Es bueno destacar, que el entretenimiento, la magia que tiene un film, es difícil igualarlo, pero, como si esto fuera poco, se trata de una de las salidas más económicas con que cuenta una familia. Muchas personas en este último tiempo no han comprado un libro, se privo de revistas semanales, no concurrió a un espectáculo deportivo, a un recital, a una obra de teatro, aunque esta disciplina cultural, esta pasado un buen momento, pero no ha dejado de concurrir a una sala cinematográfica.

El público argentino, al igual que el Latinoamericano que concurre a un cine, sin ser necesariamente un intelectual, es culto y sabe lo que quiere ver, es selectivo. Como cualquier ser humano, se puede equivocar y de primera, se encuentra con un bodrio, pero esta situación es lo que menos sucede habitualmente.

Hay que recordar, como escribí en esta saga, la producción de una película, es un negocio en si ADEMAS DE TODO, si la producción entre el INCAA, un prestamos blando, inversores, ingresos de alguna ONG, una petrolera, un canal de televisión, publicidad de empresas privadas, recauda $ 10.- y realiza el film, gastando $ 6.-, la película fue eso, un negocio, licito sin ningún lugar a dudas, pero… Si luego recauda algo, mejor. Esta situación es común, por este motivo, generalizando, hay films, que ni los familiares de los técnicos, productores y actores, lo llegan a ver. Una pobre pre producción o una pobre producción global, se traslada a la pantalla. No todos los bodrios tienen esa tesitura, los hay, que utilizando todo el dinero del mundo, naufragan artísticamente, careciendo de todo interés.

En la próxima entrega, mencionaremos las últimas películas Argentinas, que tuvieron éxito, merecidamente, tanto de crítica como de público. Hasta la 11° entrega mis amigos.

 

Compartir en tus Redes Sociales: